Mapa de sitio
 

 Pakal y el Templo de las Inscripciones (I)

Video
   
Éste es el principal de los señores de Palenque. Su nombre fue Pakal; quiere decir Escudo Solar. Él dispuso la edificación de un templo cuya finalidad fuera dar testimonio de su existencia en los pretéritos ciclos del tiempo, y asegurarla para los ciclos futuros. Así se señalaría la eternidad presente de su vida.
   
   
El templo constaría de una base piramidal compuesta por cuerpos escalonados, y el templo propiamente dicho, rematado en lo alto por una crestería. Dispuso que, en lo ínfimo del sustento piramidal que figura los nueve sótanos que se suceden descendiendo en la región de abajo, se hiciera, como simiente y raíz de ese templo, una cámara; está cubierta por un alto techo abovedado de losas pulidas y ajustadas, apuntalado por trabes de piedra.
 
Las paredes se ilustran con representaciones relevadas en estuco: nueve figuras humanas en lujosos atavíos; se dice que son los Nueve Señores de la Noche, pero, en verdad, nada tienen de nocturnos estos personajes.
   
En efecto, todos aparecen protegidos por la imagen del Sol, el astro que destruye la noche; cada uno lleva ante sí un escudo solar; Escudo Solar es el nombre del gran señor; así pues, cada uno va diciendo quién es él, declarando su nombre; puede concluirse naturalmente que se trata de las imágenes de los nueve Pakales que habrán de existir en los siguientes nueve ciclos del tiempo.
 
Todos usan tocados con volantes figuras de aves. De este modo, la cámara, destinada a la sombra absoluta, tendría en sí la claridad y la facultad del ascenso.
   

El suelo del templo propiamente dicho, se compone de grandes losas cuidadosamente acopladas. Una de éstas tiene dos hileras de agujeros con tapones de piedra. Bajo esta losa encuentra principio una escalera que, en dos tramos, baja hasta el fondo del templo, más allá de la meseta donde se levanta la pirámide escalonada que lo funda.

   
   

La escalera consta de 68 peldaños; el primer tramo corre hacia el oriente, termina en un descansillo; de allí, parte un pasadizo estrecho que conduce a un ventanillo abierto en el costado de la pirámide; el segundo tramo, a partir del descansillo, se dirige al occidente y llega a su fondo. La escalera es ancha y está cubierta por altas bóvedas en tramos escalonados, y, siguiéndola en su camino, circula un rudimentario tubo de estuco.

 
 

En su término inferior, desemboca en un corredor también abovedado que lleva a la puerta triangular de la cámara. En el centro de ésta, sobre seis soportes de piedra, habría un féretro monolítico, con relieves en sus paredes; allí se representarían las imágenes de Pakal en anteriores ciclos temporales.

 
 
 

Cierra el féretro una losa de piedra, lisa y bien acoplada a su abertura superior. Sobre esta losa, una mucho mayor, sintetiza con la imagen que en su parte superior tiene labrada, el carácter sacro de todo el sitio oculto.

   
   

Éste, por la magnitud de sus significados, se ocultó más todavía, haciendo que la matriz del templo fuera también la de la tierra, donde se sumerge la cámara.

Pakal quiso que en el féretro se guardaran su cuerpo y, abiertos los ojos, perenne rostro, su máscara de jade. La losa mayor contendría su propia imagen realizada bajo su vigilancia.
 
   
   
   
   
Inicio ¦ Mapa de Sitio ¦ Créditos ¦ Introducción ¦ Ayuda